En España se estima que entre el 5 y 10 % de la población general es diabética,
de los cuales la mitad no ha sido diagnosticada, y el 60% de ellos tiene alguna
manifestación ocular de su diabetes. Por eso, toma suma importancia la
exploración de retina para su detección precoz y posterior tratamiento de control
glucémico.

Respecto a la Diabetes Tipo II, aproximadamente el 90% de la población

diabética, frecuentemente empieza a manifestarla después de los 40 años y se
suele dar en adultos con sobrepeso. En estas personas, su insulina ha dejado de
ser efectiva, aunque ellos no presenten síntomas de ello. Esto hace que puedan
pasar sin ser diagnosticados durante muchos años. Debido a ello, es
relativamente frecuente que los optometristas formados en exploraciones de
retina sean los que detecten este tipo de diabetes.

Ser diabético implica tener 25 veces más riesgo de tener ceguera que los no
diabéticos, por este motivo, es esencial un diagnóstico precoz y tratamiento
oportuno para disminuir el riesgo de contraer ceguera.

¿Qué es la retinopatía diabética?

Las personas con diabetes pueden tener una enfermedad ocular llamada retinopatía diabética.

Esta enfermedad ocurre porque los niveles altos de azúcar en la sangre causan daño a los vasos sanguíneos en la retina.

Estos vasos sanguíneos pueden hincharse y tener fugas de líquido, también pueden cerrarse e impedir que la
sangre fluya. A veces, se generan nuevos vasos sanguíneos anormales en la retina.

Todos estos cambios pueden hacerle perder la visión.

Síntomas

Posiblemente, no tengas síntomas en los primeros estadios de la retinopatía
diabética. A medida que la enfermedad avanza, algunos de los síntomas pueden
comprender:

–  Manchas o hebras oscuras que flotan en la vista (moscas volantes)
–  Visión borrosa
–  Visión variable
–  Visión de colores alterada
–  Zonas de la visión oscuras o vacías
–  Pérdida de la visión

Por lo general, la retinopatía diabética afecta a ambos ojos.

Factores de riesgo

Cualquier persona que tenga diabetes puede manifestar retinopatía diabética. El
riesgo de manifestar la enfermedad ocular puede aumentar como consecuencia de
lo siguiente:

– Duración de la diabetes: cuanto mayor sea la duración de la diabetes, mayor es el riesgo de manifestar retinopatía diabética
–  Control deficiente de nivel de azúcar en la sangre
–  Presión arterial alta
–  Colesterol alto
–  Embarazo
–  Consumo de tabaco

Prevención

La retinopatía diabética no siempre puede prevenirse. Sin embargo, los exámenes
regulares de la vista, el buen control del nivel de azúcar en sangre y de la presión
arterial, así como la intervención temprana para los problemas de visión pueden
ayudar a prevenir la pérdida grave de la visión.

Si tienes diabetes, haz lo siguiente para reducir el riesgo de padecer retinopatía
diabética:

  • Controla tu diabetes. Haz que la alimentación saludable y la actividad física
    formen parte de tu rutina diaria. Trata de hacer semanalmente al menos 150
    minutos de actividad aeróbicamoderada, como caminar. Toma medicamentos
    orales para la diabetes o insulina según las indicaciones
  • Controla el nivel de azúcar en sangre. Tal vez tengas que comprobar y
    registrar el nivel deazúcar en sangre varias veces al día. Si estás enfermo o
    bajo estrés, tal vez necesites medir los niveles de azúcar con más frecuencia.
    Pregúntale al médico con qué frecuencia debes medir el azúcar en sangre.
  • Pregúntale al médico acerca de una prueba de hemoglobina glicosilada

(HbA1c). Esta prueba refleja el nivel promedio de azúcar en sangre durante un
período de dos a tres meses antes de la prueba. Para la mayoría de las
personas, la meta es estar por debajo del 7%

  • Mantén la presión arterial y el colesterol bajo control. Puede ser de ayuda
    comer alimentos saludables, hacer ejercicio regularmente y perder los kilos de
    más. A veces también se necesitan medicamentos.
  • Si fumas o consumes otros tipos de tabaco, pídele al médico que te ayude a
    dejarlo. Fumar incrementa el riesgo de diversas complicaciones de la diabetes,
    como la retinopatía diabética.
  • Préstale atención a los cambios en la visión. Comunícate inmediatamente con
    el especialista si experimentas cambios súbitos en la visión, o si esta se vuelve
    borrosa, irregular o nebulosa.

 

Recuerda que la diabetes no necesariamente causa pérdida de la visión. Si
intervienes activamente en el control de la diabetes, lograrás un gran efecto en la
prevención de complicaciones.

Dejar un comentario

Abrir chat